Como conservar el vestido de Novia.

El vestido de novia es uno de los artículos más importantes de una boda y en el que más dinero se suele invertir para al final en general solo usarlo una vez, el propio día de la boda, y es una pena que posteriormente se quede guardado, olvidado y que con el paso del tiempo […]

El vestido de novia es uno de los artículos más importantes de una boda y en el que más dinero se suele invertir para al final en general solo usarlo una vez, el propio día de la boda, y es una pena que posteriormente se quede guardado, olvidado y que con el paso del tiempo se pueda estropear.

Para la mayoría de las novias su vestido tiene algún valor sentimental, y una vez utilizado desean conservarlo en el mejor estado posible, ya que se puede volver a utilizar alguna otra ocasión y como os contamos en nuestro artículo casarte con el vestido de novia de tu madre, es un bonito legado para una hija, hermana, sobrina o amiga especial.

Los vestidos de novia suelen estar hechos de telas delicadas, no se guardan como cualquier prenda de ropa cotidina.

Os ofrecemos algunos consejos para conservar el vestido de novia y que queden siempre impecables por mucho que pase el tiempo:

  • Una vez terminada la boda limpiar el vestido lo antes posible, en una tintoreria o lugar especializado, ya que cuanto más recientes estén las posibles manchas, roces u olores que se hayan generado, más fácil será su eliminación.

  • A la hora de guardarlo en primer lugar doblarlo lo mejor y más cuidadosamente posible para tratar de evitar arrugas.

  • Para embalarlo lo mejor es utilizar una caja de cartón que aisle el vestido de la luz, humedad, polvo, moho, bichitos, etc. (Hay empresas que fabrican cajas especiales para guardar y conservar el vestido de novia.)

  • Evitar bolsas o fundas de plástico, ya que contienen productos químicos que pueden dañar la tela del vestido.

  • Preferiblemente envolverlo en papel especial, aconsejable el papel de seda blanco.

  • Guardarlo en un lugar protetido de la luz y las humedades (evitar trasteros y similares).

  • Revisarlo periodicamente, cada 4 o 6 meses para asegurarse de que todas las precauciones que hemos tomado han sido efectivas y que el vestido sigue en perfecto estado.

Indicaciones prácticas y sencillas que pueden hacer que el vestido de novia se conserve perfectamente con el paso del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *