Convierte tu boda en una fiesta original

Nada como el día de tu boda para sorprender a amigos y familiares. Con pequeños detalles se puede conseguir un gran efecto. Las celebraciones de boda son históricamente divertidas. Más allá de dónde, cuándo o cómo se celebre, lo cierto es que la alegría de compartir una ocasión como esta con familiares y amigos siempre […]

Nada como el día de tu boda para sorprender a amigos y familiares. Con pequeños detalles se puede conseguir un gran efecto.

Las celebraciones de boda son históricamente divertidas. Más allá de dónde, cuándo o cómo se celebre, lo cierto es que la alegría de compartir una ocasión como esta con familiares y amigos siempre es agradable. Aunque también es verdad que lo normal es buscar maneras originales, y en gran medida diferentes, con las que dar a los invitados alguna sorpresa y convertir un banquete de bodas convencional en una ocasión que se recordará por tener detalles distintos. Algunos de estos no tienen por qué ser muy sofisticados, aunque son bastante efectivos.

Fiesta Original de Boda

Un photocall en la entrada

Si quieres que todo el mundo tenga su minuto de fama, nada como colocar un photocall a la entrada del lugar en el que se celebrará el banquete. Puede ser tan sencillo o elaborado como quieras. Desde extender una alfombra roja por la que pasen todos los invitados hasta reservar un rincón donde poner el fondo que hayas elegido. Por ejemplo, la portada de una revista o el clásico cartel con marcas patrocinadoras que se ven en las galas de los famosos.

Esta idea no solo es divertida, sino que permite hacer detalles de boda con la fotografía de cada uno. Así se llevarán un recuerdo exclusivo y personal.

Una coreografía de cine

¿Imaginas abrir el baile con algo diferente al tradicional vals? Puedes preparar un número musical inspirado en tu película preferida y dejar a todo el mundo con la boca abierta. La idea es abrir el baile, así que puedes ensayar un par de estrofas de la canción, aunque lo mejor será que la prepares toda porque seguro que no querrán perderse ni un solo paso.

Una mesa dulce para los más pequeños (y para los mayores)

El toque dulce no tiene por qué limitarse al postre. Prueba a colocar una mesa dulce en algún rincón, donde acercarse antes de sentarse o durante el baile. A los niños les encantará, aunque tampoco hace falta ser pequeño para disfrutar de algo dulce en cualquier momento.

Regalos para niños

Algunos padres invitados no disfrutan de la boda porque tienen que estar pendientes de que sus hijo se porten bien. Para tenerlos entretenidos y que todo el mundo pueda disfrutar, prepara un pequeño kit de regalo con algunos caramelos y un cuaderno de colorear. Así, mientras ellos se divierten, los padres pueden disfrutar más de la fiesta.

Si además dejas a alguien encargado de la animación infantil, poniendo por ejemplo los lápices de colores en una mesa especial para los más pequeños y que un adulto los vigile, seguro que todo el mundo lo agradece.

Regalos personalizados como recuerdo

Una tradición que no puede faltar en ninguna boda son los detalles que se entregan a los invitados. Con ellos se agradece su presencia en este día tan especial, y se ofrece un recuerdo para que lo guarden junto a la experiencia. Hay regalos muy clásicos como el espejo para el bolso o el kit de costura, que puede ser bastante práctico, pero que casi todo el mundo regala.

Si quieres ser más original, puedes elegir detalles de boda personalizados pero útiles, como una chapa con mensaje que es un abridor, una taza o un sacacorchos con formas originales. Además de poderlos encontrar a buen precio, son recuerdos que todo el mundo sabrá apreciar y recordará la boda cada vez que los use.

Convertir una boda en un evento diferente es cuestión de detalles. Solo tienes que encontrar el tuyo y prepararlo todo para que los invitados la recuerden con el cariño que se merece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *