Los niños en las bodas.

En la mayoria de las bodas siempre hay algún niño invitado, y normalmente suelen ser varios y además de edades distintas, ten en cuenta algunos consejos si va a haber niños en las bodas. Algunos de ellos incluso pueden empezar su protagonismo en la ceremonia, cuando tienen que acompañar a los novios al altar llevando […]

En la mayoria de las bodas siempre hay algún niño invitado, y normalmente suelen ser varios y además de edades distintas, ten en cuenta algunos consejos si va a haber niños en las bodas.

Algunos de ellos incluso pueden empezar su protagonismo en la ceremonia, cuando tienen que acompañar a los novios al altar llevando las arras o similares.

En general para ellos las bodas suelen significar aburrimiento, y para los padres el estar pendientes todo el rato de ellos, por lo que hay que tratar de facilitarles las cosas lo máximo posible tanto a unos como a otros.

Aunque en las bodas es un poco dificil, lo mejor es que traten de llevar la ropa más comoda posible. O sino una alternativa es llevar ropa de cambio para que una vez pase la ceremonia, se puedan cambiar y disfrutar tranquilamente sin preocuparse por si se van a manchar.

A la hora de colocarlos en el banquete lo preferible es preguntar a los padres y que ellos decidan si sentarlos con ellos o en una mesa aparte. Esto dependerá mucho de la edad que tengan los niños.

En cuanto al menú, cuanto más sencillo mejor, que conste de un solo plato donde haya comida que les guste, que sea facil de comer y sin exagerar en la cantidad.

Si se puede, lo mejor es contratar a un servicio de canguros que se ocupen de ellos mientras que sus padres también comen, sino, para los pequeños hay muchas opciones, como poner en su mesa pinturas para colorear, pegatinas, plastilina, globos, contratar payasos, animadores infantiles que les maquillen, hagan gincanas, juegos malabares, titeres….., en definitiva que les mantengan totalmente entretenidos.

Ah, y un detalle muy bonito y que les va a gustar tanto a ellos como a sus padres, es que cuando se repartan los regalitos, no olvidarse de ellos y darles algo especial, unas chuches o algún muñeco.

De todas formas hay que contar con que los niños son imprevisibles, y en general se terminan cansando y aburriendo con todo, pero pese a esto, hay que intentar que pasen un dia lo más agradable posible, por eso no te olvides de los niños en las bodas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *