Pon una Candy Bar en tu boda

Las Candy Bar o mesas de dulces (y golosinas) es una idea americana que cada vez está pisando con más fuerza en nuestro país, una forma más de añadir algo extra y distinto para los invitados a una boda. ¿Y concretamente que son? Pues no dejan de ser eso, una mesa donde se coloca una […]

Las Candy Bar o mesas de dulces (y golosinas) es una idea americana que cada vez está pisando con más fuerza en nuestro país, una forma más de añadir algo extra y distinto para los invitados a una boda.

¿Y concretamente que son? Pues no dejan de ser eso, una mesa donde se coloca una especie de buffet de dulces y/o golosinas.

Se suelen poner después de la cena, durante el baile y barra libre y la verdad es que las Candy Bar dan mucho juego, hay muchas posibilidades de creación y se pueden adaptar a todos los presupuestos.

Se han convertido en un elemento muy elegante y vistoso y que da un toque chic y de distinción a cualquier boda.

Los lugares donde se suelen montar las Candy Bar o mesas de dulces para bodas son en mesas, muebles antiguos o cualquier superficie aprovechable para ello, pero donde realmente quedan muy vistosas es en los típicos carritos de dulces o helados.

Los recipientes que se suelen utilizar son de todo tipo, los tipicos platos, bandejas, recipientes de cristal, bomboneras, cajas de cartón, bandejas de cupcakes….

En cuanto a la elección de los dulces la variedad es infinita: Chuches (nubes, regaliz, gominolas, piruletas, caramelos….), chocolatinas, galletas, donuts, pastelitos, tartas, macarons, cupcakes, cake pops, y si la boda es en verano queda muy refrescante incluir alguna fruta como las fresas, uvas, piña, melón, sandía o kiwi.

Para la decoración, lo ideal es que vayan a juego con la boda, con los colores, tonalidades o temática que se hayan elegido para la celebración, con manteles y complementos que creen un conjunto armónico y elegante.

Como detalle adicional se pueden poner cartelitos o etiquetas de presentación con los nombres de los dulces o chuches de la mesa.

Y aunque hay empresas que se dedican a su elaboración, diseño y montaje, una Candy Bar no es un elemento complicado, con un poco de estilo e imaginación los propios novios y/o familiares pueden crear y montar diseños espectaculares.

Las Candy Bar es algo que triunfará con grandes y pequeños, con golosos e incluso con los que no lo son, ya que son pocos los que se pueden resistir a la tentación de lo dulce.

Además en las mesas de dulces es donde el fotógrafo de tu boda puede conseguir las mejores fotos, donde se reunirán los invitados niños y mayores.

Si todavía no tienes fotógrafo para tu boda, te recomendamos como siempre que visites nuestra sección de Fotografos para bodas, desde este artículo te recomendamos que conozcas unos fotógrafos para bodas, sobre todo si vives en Málaga o Granada, con los que podrás disfrutar de sus servicios, aunque no tienen problema en desplazarse donde les necesites, dos hermanos amantes de la fotografía, dedicados a la fotografía de eventos, visitalos y conoce sus trabajos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *