Luna de miel en Jordania.

Jordania, país de Asia ubicado en oriente medio es un destino muy turístico de gran atractivo cultural que muchas parejas eligen para pasar su luna de miel. Amán ó Ammán es la capital de Jordania, es una bonita ciudad donde convive en perfecta armonía lo moderno y lo tradicional. El monumento más representativo es el […]

Jordania, país de Asia ubicado en oriente medio es un destino muy turístico de gran atractivo cultural que muchas parejas eligen para pasar su luna de miel.

Amán ó Ammán es la capital de Jordania, es una bonita ciudad donde convive en perfecta armonía lo moderno y lo tradicional. El monumento más representativo es el teatro romano, construido en el S. II d.C., excavado en la ladera de una colina con capacidad para 6000 personas, también destacan la Ciudadela de Aman y la Mezquita del Rey Abdullah. Y por supuesto una de las mejores experiencias es el poder pasear y perderse por sus calles, sus barrios y sus mercados.

Cerca de Amman se encuentra Jerash (Gerasa), una de las 10 ciudades que formaban parte de la Decápolis del Imperio Romano y que contiene unas de las ruinas romanas que mejor están conservadas. Entre ellas destacan el Arco de Adriano, el Circo, los Templos de Zeus y Artemisa, el Foro, la larga avenida de unos 600 metros llena de columnas, el Teatro del Sur y alguna que otra construcción menor.

La gran perla de Jordania es Petra, el lugar que contiene los restos arqueológicoso más importantes y espectaculares del país y uno de los sitios más fascinantes del mundo, una maravillosa ciudad excavada y esculpida en piedra de tonos rosados. Con más de 800 monumentos, destacan El Tesoro (Al-Khazneh), cuya fachada es la imagen más conocida de Petra, el Monasterio (Ad-Deir) otra fascinante fachada que nada tiene que envidiar al Tesoro, el Teatro de los Navateos, la Avenida de las Columnas (tumbas reales), el Templo de los Leones Alados, y el As-Siq (la entrada al cañón).

Entre Jordania e Israel se encuentra el Mar Muerto, el famoso lago salado situado a 416 metros bajo el nivel del mar. Su alta salinidad hace que sus aguas tengan efectos terapeuticos.

Otras visitas interesantes en Jordania son Madaba, un pueblo conocido por sus mosaicos de la época bizantina, destacando el mapa de Madaba, que data del siglo VI y se encuentra custodiado en la Iglesia ortodoxa de San Jorge y El Monte Nebo un lugar considerado sagrado, lleno de historia y con unas espectaculares vistas del Valle del Jordán.

Y por último aara aquellos que quieran un poco de aventura se encuentra el Desierto Wadi Rum, donde poder disfrutar saltando las dunas en vehículos todo terreno, acampar en el desierto y probar la experiencia de pasear a lomos de un camello.

Jordania ofrece al visitante un mundo distinto, cultura, tradiciones y enclaves históricos, perfecto para aquellos que lo escojan para pasar su luna de miel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *